top of page
Buscar
  • Foto del escritorSantiago Uribe Sardiña

Cazadores de la emoción perdida


Llevo días queriendo escribir este blog y no es que no haya tenido ideas para contar lo que tengo en mi mente, sino que he preferido que el algoritmo funcione adecuadamente y no me sabotee por narrar esto mismo, contado como una parodia de una famosa película de aventuras.


Increíble ¿verdad? Ahora dependemos de un dichoso algoritmo que nos diga qué hacer o qué no hacer para poder darle rienda suelta a nuestra imaginación y ser vistos por públicos con los que queremos tener más conexión.


Precisamente el tema de mi historia de hoy tiene que ver con eso; lo que voy a contar a continuación no tiene la precisión de unas métricas ni la exactitud de un teórico, pero es algo empírico, que llevo observando desde hace poco más de un año y que, aunque no es un manifiesto anti-tecnología, si busca enaltecer la “humanidad” y lo que llevamos por dentro.


Quien haya visitado mi página web – siempre es bueno hacerle publicidad – se habrá dado cuenta que mi lema es “Creador de historias que generan emociones”. ¿De dónde viene eso? De dos cosas: la verdadera pasión/vocación por la narrativa que he explorado de forma tácita por más de 25 años de vida laboral y del efecto que deben producir las historias y universos que me gusta crear.


Aunque me alegra saber que los guionistas de Hollywood después de 146 días, ya han llegado a un acuerdo luego de meses de huelga por culpa del uso de las IA, todavía me inquieta saber que cada día hay más empresas que están despidiendo a sus redactores y periodistas para reemplazarlos por modelos de lenguaje; así como compañías que solo se enfocan en las métricas, como si su público fuese un ladrillo frío e inerte y no creen en el poder emocional del sistema límbico del cerebro.


Todo esto me lleva a pensar ¿Qué va a ocurrir con la risa, el llanto, el enfado, los nervios, la euforia y otras reacciones que nos caracterizan como humanos? ¿Nos vamos a volver seres insensibles o esponjas que solo absorben información plana y datos incapaces de tocar el alma? Imaginarlo, resulta realmente aterrador.


Hace unas semanas, obsesionado con entender qué diferencia podíamos tener con una IA a la hora de crear historias y contenidos, tuve una conversación con mi nuevo amigo ChatGPT – Suena paradójico que a veces interactúe con semejante cosa, pudiendo ser mi némesis; sin embargo, era un intento por conocer un poco más lo que una máquina podía decir de sí misma.


Durante esa charla, le pregunté cuáles eran las diferencias principales entre ella y los humanos y cuál era su gran defecto; su respuesta fue clara: no tengo sentimientos ni emociones y no tengo consciencia.


Touché, ¡en tu cara, estúpido y racional Neocórtex!


Ese día, cuando vi que el tatatatatarabuelo de Terminator o del Agente Smith aceptaba sus debilidades, descubrí lo que los humanos tenemos como un tesoro en nuestra mente y que no debemos permitir que nada ni nadie nos quite: las emociones.


Con emociones dejamos que nuestra humanidad aflore, se deje ver. La risa de una parodia – como la que el algoritmo no me dejó contar –, la reflexión o enseñanza que nos deja una historia conmovedora, el miedo o la tensión frente al suspenso o la incertidumbre, la euforia de ver a nuestro héroe vencer a su temible enemigo … todo eso es emoción. Todo eso es a lo que debemos apostar los que creamos universos narrativos, los que inventamos historias, los que nos enamoramos de los personajes de nuestras ficciones sean paladines o villanos.


Por eso, si usted es una de esas personas que considera que el ChatGPT es más barato y mejor que un ser de carne y hueso, lo invito a que piense dos veces qué es lo que quiere obtener de su público. Si se trata de informar de forma genérica y plana, siempre con la misma estructura y frialdad, o si se trata de generar empatía y dejar un mensaje original, auténtico y capaz de marcar una huella imborrable en la mente de todas las personas.


Espero que este momento de reflexión le haya interesado. Gracias.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page